+ CLOUD (A la nube – Pasos a seguir)

Cloud-PasosEstamos todos de acuerdo en que nos encontramos ante una tecnología que va a ser (en muchos casos ya lo es) el modelo, de cómo vamos a tener que estructurar nuestros recursos, para poder gestionar y optimizar nuestra información, reduciendo nuestros costes y agilizando nuestras tomas de decisiones, gracias a la inmediatez de ciertos datos críticos y de unas infraestructuras más ajustadas a nuestras necesidades de cada momento.

A partir de aquí, nos pueden surgir una gran cantidad de preguntas y de dudas de cómo hacerlo.

Dado el nivel de detalle que requeriría cada caso concreto, vamos a intentar reflejar con un espíritu generalista, lo que serían los pasos a seguir en un proceso estándar.

¿Cómo hago para poder aprovecharme de todas las ventajas que me ofrece esta tecnología?

¿Qué cambios tengo que hacer en mi organización?

¿Qué recursos tengo que cambiar?

¿Qué aplicativos tengo que migrar?

Algo que considero fundamental, es no agobiarse, todo tiene su momento y estar en la nube,  no es una obligación. Dada la situación actual del mercado y la problemática concreta de cada empresa, la evolución o migración a este entorno, se va a producir de una manera natural y van a ser las propias necesidades de dicha empresa, las que van a provocar la evolución y el cambio.

Como en todo proceso de cambio que va a afectar a una organización, lo primero que tenemos que hacer, es planificar y diseñar una estrategia analizando detenidamente nuestros recursos actuales (físicos y humanos) y a partir de ahí, marcarnos unos objetivos reales.

Estos podrían ser los pasos a seguir:

  • Lo primero que debemos de hacer, si no lo hemos hecho ya, es ir a cada una de las áreas de nuestra organización y recoger toda la información que podamos de los procesos que se están desarrollando en ella y detallar las herramientas que se están utilizando.
  • Una vez que tenemos esta información, deberemos decidir cuáles de los procesos, aplicativos y funcionalidades van a poder llevarse a un entorno de Cloud Público y cuáles de ellas, por diversas razones (compatibilidad, coste-volumen-disponibilidad, etc.), han de irse a un entorno de Cloud Privado. En algunos casos estaríamos hablando de entornos Híbridos. Si se opta por una opción de Cloud que incluya parte Pública, deberemos ser conscientes de los problemas que nos pudieran acarrear a nivel geográfico en cuestiones de índole legal. En este punto, también deberíamos de tener claro el tipo de negocio del que estamos hablando, si lo que buscamos es una solución basada en la verticalidad o si en nuestras soluciones tenemos factores diferenciadores que puedan influir en la competitividad y en nuestra rentabilidad. En este paso, es en el que más cuestiones nos van a surgir y más críticos deberíamos de ser con todos los planteamientos.
  • Nos toca ahora analizar cuáles van a ser nuestros proveedores y valorar muy minuciosamente en manos de quien, vamos a dejar los recursos y la información de nuestra organización. Si se trata de servicios de aplicativos (SaaS), en la mayoría de los casos, es el propio fabricante el que nos va a ofrecer este tipo de servicio en las mejores condiciones. No obstante, debemos de manejarlo como una opción más. En cualquier caso, si al final por lo que sea nos vamos a ir a una plataforma Iaas o Paas, tendremos que valorar en general una serie de parámetros como podrían ser, los costes de puesta en marcha, si nos encaja y nos compensa trasladar lo actual a alguna de estas plataformas, la existencia de recursos estándares no adaptables dentro de la organización, arquitectura del negocio, etc. Estas son valoraciones que se salen un poco de lo que sería exclusivamente “proveedor”, pero que al margen de comparar “precios”, nos van a servir para ver también la entidad que debe de tener, nuestro suministrador de servicios.
  • Antes de realizar el paso definitivo de cualquiera de nuestros procedimientos a la plataforma elegida, es de obligado cumplimiento, el testeo con el máximo rigor de cada uno de los procesos que vamos a poner en marcha. Se entiende que en la planificación general, se han tenido en cuenta cuestiones fundamentales, como son el nivel de integración, las capacidades de traspaso y de migración, etc.
  • Una vez que ya estamos en marcha y tenemos alguno de nuestros procedimientos en la nube, deberemos de hacerle un seguimiento a cada uno de ellos, de manera que podamos consolidar dicha migración a través de un proceso de mejora continua.

Aunque no he hecho un especial hincapié en ello, si considero muy importante para la consecución del proceso, la mentalización del personal involucrado a todos los niveles, así como una formación previa a la puesta en marcha definitiva.

En algunos casos, para organizaciones no muy complejas, sería recomendable tender a soluciones verticales integrales, que podrían dar una solución de bajo coste, aprovechando el principio de adaptabilidad al estándar, pero a medida que las organizaciones se vuelven más complejas y dependen más de desarrollos y de procesos a medida, la migración a la nube requiere de más cautela y  de una valoración de ciertos costes más severa, centrándose en muchos casos, en aquellos procedimientos que más ventajas se le vayan a sacar a corto plazo.

Autor: Paco Alvarez

Anuncios

Un pensamiento en “+ CLOUD (A la nube – Pasos a seguir)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s